El elefante encadenado de Jorge Bucay

el elefante encadenadoTomamos prestado un relato del libro Déjame que te cuente de Jorge Bucay. Esperamos que os guste.

***

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante, que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas.

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.

El misterio sigue pareciéndome evidente.

¿Qué lo sujeta entonces?

¿Por qué no huye?

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: “Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?”.

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mi, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa, porque, pobre, cree que no puede.

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.

Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…

***

Vivimos pensando que “no podemos” hacer montones cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no lo conseguimos.

Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria este mensaje: “No puedo y nunca podré”.

Hemos crecido llevando este mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y por eso nunca más volvimos a intentar liberarnos de la estaca.

Vivimos condicionados por el recuerdo. Y la única manera de saber si podemos conseguirlo es intentarlo de nuevo.

***

Tu psicólogo en Andújar

A&M Psicología Andújar

http://www.aympsicologiaandujar.com

Ansiedad ante los exámenes

CONSEJOS ansiedad ante los exámenesLa ansiedad ante los exámenes es un miedo intenso y persistente que se experimenta frente a, o ante la anticipación de, situaciones de evaluación dentro del ámbito educativo.

Existen varias técnicas que nos ayudan a controlar la ansiedad ante los exámenes: hábitos de vida saludables, técnicas activas de aprendizaje, preparación mental y, preparar la noche anterior.

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES

  • Debemos incluir en nuestra alimentación, alimentos como: cereales integrales, legumbres, pescado, nueces, verdura y fruta que nos ayudan a sentirnos con energía.
  • Es aconsejable dedicar una hora al día para pasear, tomar el aire, correr, etc. Esto ayuda a eliminar tensiones musculares, desintoxica el organismo, distrae y relaja la mente.
  • No es adecuado estudiar inmediatamente después de las comidas o cenas, porque el adormecimiento dificulta la concentración. Tampoco si estamos muy cansados, enfadados o con alguna preocupación en la cabeza, ya que cualquier emoción fuerte bloquea la memoria.
  • Debemos dormir entre 7 y 8 horas. La falta de descanso provoca una importante disminución en el rendimiento físico e intelectual.

TÉCNICAS ACTIVAS DE APRENDIZAJE

  • Hacer resúmenes nos ayuda a adquirir la capacidad de síntesis y de relacionar los conceptos importantes.
  • Simular la situación de examen cronometrado por un padre o un amigo, poniéndose preguntas sacadas de los ejercicios del libro.
  • Exponer oralmente, a solas o frente a un compañero, la lección aprendida.
  • Preguntarse sobre el tipo de examen y utilizar preguntas de años anteriores.

PREPARACIÓN MENTAL

La Relajación es el paso previo para enfrentar exitosamente cualquier situación que nos puede parecer difícil.

  • Se trata de tensionar y luego de relajar diferentes grupos de músculos en todo el cuerpo, con el fin de aprender a reconocer la diferencia que existe entre un estado de tensión muscular y otro de relajación muscular.
  • El tiempo de tensión oscila entre cinco y diez segundos. Una vez superado ese tiempo se debe relajar lentamente.
  • Debe repetirse varias veces al día para obtener un nivel óptimo.

Los Pensamientos Negativos “no voy a aprobar”, “no me va a dar tiempo”, “si no lo llevo bien no me presento”, “soy peor que los demás”, “no valgo para esto”. Estos pensamientos no son reales, no facilitan metas de conducta (estudiar, presentarse, aprobar), no facilitan metas de emoción (sentirse bien, con tranquilidad y seguridad) y nos restan energía para estudiar y rendir en el examen.

  • Para ello, se trabaja detectándolos y una vez detectados, los contrastamos con la realidad y los cuestionamos.
  • Por ejemplo: “¡Todo me sale mal, siempre me saldrá mal!” ¿Realmente es cierto?
  • También podemos crear otros pensamientos más concretos, positivos y reales. Por ejemplo: “Me voy a dar una oportunidad, si suspendo podré soportarlo”.
  • Por ello, es fundamental entrenar en cambiar los pensamientos antiguos por los nuevos, tantas veces como sea necesario.

PREPARARSE LA NOCHE ANTERIOR

  • Darse un atracón de memorizar el día antes del examen genera ansiedad, mezcla de conocimientos e inseguridad personal.
  • Es recomendable la noche anterior al examen repasar la materia ya aprendida para fijar los conocimientos muy fuertemente en la memoria y hacerlos resistentes al olvido por ansiedad.
  • Debes dejar de estudiar en torno a la diez de la noche y después relajarse con diferentes medios: conversando, viendo la TV, oyendo música….

***

Tu psicólogo en Andújar

A&M Psicología Andújar

http://www.aympsicologiaandujar.com